LEVI PARHAM. 25/03/2017. MADRID. SALA LA BOITE


LEVI PARHAM, voz y guitarra.

Levi Parham creció en McAlester, Oklahoma, escuchando la colección de álbums de su padre. A medida que descubría el country, el folk y el blues de su tierra, iba almacenando los sonidos en su cabeza creando un archivo sonoro al que recurriría con el paso de los años cuando le despertó la necesidad de ser cantautor. Levi Parham fue caminando hasta que una figura como Jimmy La Fave se cruzó en su camino y decidieron trabajar juntos en su último disco These American Blues.

Una sala no muy grande de Madrid, como La Boite, pequeña, pero que ostenta un sonido magnífico, es más que digna para que suene a la perfección toda la emoción de este cantautor country y folk. Este concierto sería el cuarto lleno que hace desde que comenzó su gira. Es una llamada de atención para el sector que podamos disfrutar en nuestro país de artistas así gracias a iniciativas privadas. 


Jordan Hehl (bajo) Levi Parham (guitarra) Dylan Golden (batería)  LEVI PARHAM. 

Dio comienzo al concierto con una de su segundo disco, Avalon Drive (2014), Love Comes Around con la que se empezó a meter a los presentes en el bolsillo, gracias a la proyeccción de voz que lucía el de Oklahoma, y ese ritmo tan alegre del country que tanto engancha. Su guitarrista y maestro, Paul, sabe cómo tocar la eléctrica con la técnica perfecta, y la destreza propia del que conoce bien la tradición americana. Se hacían de rogar con el nuevo disco. Aun sonaría Heavy Weight de su primer álbum, An Okie Opera (2013), en la que Levi usa una forma de cantar muy negra, con mucho soul, hasta que fue el turno de Steal Me. Con este tema comenzaron a exhibir ese sonido tán bien construido y tan redondo de este nuevo trabajo, These American Blues, además de dejar muy patente todo lo que disfruta este hombre en el escenario. El country transmite un sentimiento muy especial, es tranquilizador, cura el espíritu, a pesar del poso de melancolía inherente a este estilo. 


Levi Parham (voz y guitarra) y Paul Benjaman (guitarra) LEVI PARHAM.

Levi Parham nos comentó que cuando toca en directo se deja llevar, y, en ocasiones, pierde la cabeza, toca de puro corazón, su sonrisa es honesta. Curiosamete, nos ofreció una nueva canción, Kiss me in the Morning, que compuso en San Valentín. Un tema como una mañana en la que entra el sol por la ventana y te levantas alegre, que contrastó con la crudeza de Wrong Way to Hold a Man. La canción más especial de toda la noche, con la que Levi se abrió por completo en canal, dejando salir en su voz una rabia contenida y una emoción que arrancó los aplausos del público que aguantó con el corazón en un puño hasta el final. Tiene un alma diferente al del resto de sus canciones, y un sonido más alejado de los cánones del country o el folk. El ritmo alegre Don't Care Now te transporta a un bar donde la gente olvida sus problemas. Levi se crece con su voz y con el buen rollo flotando en el ambiente empezaron a imporvisar. Continuando con la presentación de su último trabajo, fue el turno para una canción sobre la nostalgia, Gonna be a Long Day, en la que se cuentan las penas, pero con ese carácter tranquilo americano. Con Badass Bob recuperó también el rock más energizante y nos comentó cuánto añoraba a su pequeño perro terrier. De cualquier forma, el momento más especial de la noche vino con Chemical Train, desde mi punto de vista, una de las composiciones más brillantes de este cantautor. Dejaba salir su lado más blues para hablar de un viaje del que el cual no se quiere volver. Con un riff muy original que producía deslizando los dedos de traste a traste del mástil de su guitarra eléctrica, expresaba momentos de perdición y pena en una de sus canciones más honestas y emocionantes. Tal como me comentó momentos antes del concierto, compone de forma espontánea, simplemente escribe lo que siente, y es lo que te ofrece en el escenario, es la forma más directa de llegar a la gente. 


Hasta la próxima LEVI PARHAM.

Para los bises Parham volvió solo al escenario para tocarnos otra de sus nuevas canciones no publicadas todavía, en esta ocasión era una balada titulada All the Ways a Feel for You, para finalmente volver a llamar a su banda para terminar con grandes canciones: I'm Behind Ya, donde el chico con nombre de vaqueros saca todo su vozarrón, con una técnica de proyección con la que no necesita ningún amplificador, y Two Cookies gracioso tema que compuso durante un gustoso desayuno.


Levi Parham es el joven que representa una generación que recoge el testigo de la tradición country y folk americana pero a la que pone su propia personalidad y forma de sentir como un hombre de su tiempo. Fue un concierto honesto, auténtico y donde no cabían los artificios, simplemente tocar música de calidad que emocione.


Texto: Mingnon Rose.
Fotografía: Carmen Parreño.

Hasta la Próxima!!!

THE DELTA SAINTS. 23/03/2017. MADRID. SALA CHANGÓ

Ben Ringel (voz y guitarra) THE DELTA SAINTS.

El Delta del Mississippi fue la capital del blues en las primeras décadas del siglo XX, época en la que el maestro Robert Johnson escandalizaba al pueblo con un nuevo estilo considerado al principio de los bajos fondos de la sociedad, pero que en el fondo era simplemente la expresión en esencia del corazón y los sentimientos, sin los filtros sociales que imponían la sociedad. Casi un siglo después, Nashville es la capital del rock más actual, donde residen las bandas que representan una de las últimas evoluciones del género, como son Jack White, The Black Keys o Kings of Leon. The Delta Saints han aprendido muy bien de los maestros, respetando al máximo el género, pero ignorando los prejuicios de los puristas, que si fuera por ellos, estos chicos seguirían siendo simplemente una banda más de blues, haciendo la misma música que se ha escuchado una y otra vez a lo largo de las décadas. Por el contrario, han sabido ser fieles a sí mismos y han conseguido traer el blues y el rock sureño a la actualidad, dándole un sonido renovado más garage, psicodélico y coloreando su sonido con pinceladas de música independiente. De esta forma, han conseguido construir un sonido original, derrochando mucha creatividad,  algo que valoro enormemente en los tiempos que corren, puesto que parece que es cada vez más difícil encontrar grupos que tengan el talento para hacerlo.



 (Izda ) Dylan Fitch (guitarra) Ben Ringel (voz y guitarra) y David Supica (bajo) THE DELTA SAINTS.

Los de Tennessee empezaron a caldear la fría noche madrileña con Cigarette. Rápidamente hicieron hervir la sala con Bones, que comienza con ese ritmo tan adictivo y esos punteos de guitarra metálicos, para ir in creciendo hasta que tiene lugar la explosión vocal. Ben Ringel emite pasión y un carisma arrolladores, además la compenetración entre los miembros del grupo transmite una energía positiva con la que consiguen ganarse al público desde el primer momento. La voz de Ringel electrifica y conmueve a partes iguales, con esas afonías al final de las frases, y arrancando con un desgarro propio de un gran blues man cuando es necesario. Continuaron repasando su penúltimo álbum, Bones, con Berlín. Ben vuelve a lucirse una vez más tocando su dobro (modelo que data de 1920) de la firma de guitarras National Model con una impresionante rapidez y destreza rasgueando con los dedos las cuerdas de esa forma tan peculiar que requiere este instrumento.  


Ben Ringel  (voz y guitarra) THE DELTA SAINTS.

Pero estos chicos que llevan 10 años sobre los escenarios venían presentando su nuevo trabajo, Monte Vista, y había que prestarle atención.California es su primer sencillo. Se trata de un tema que suena muy actual, y, cuidado, su nivel de enganche es muy elevado. Su cálida atmósfera, el toque psicodélico de su intro a lo Pink Floyd y la frescura del rock a lo The Black Keys, hacen que te transportes a California en vuelo directo. En un día tan frío y de nevadas como fue aquel, es de agradecer. Hasta ellos mismos bromearon, entre canción y canción, diciendo que ellos venían a España a ver el sol, y se encuentran con que en Madrid estaba nevando. Recuperaron su primer disco con Pray On poniendo todo el sentimiento del blues más auténtico, mientras que en Into de Morning se lanzaron a improvisar, derrochando magia. Todo el público empezó a aullar, bailar y a dar palmas de forma espontánea. Los Delta derriban cualquier tipo de barrera que haya entre ellos y el público. Dió la impresión de que establecían una complicidad con los presentes de forma natural, y que aquellos no eran meros espectadores, sino que se unían a la banda para hacer la jam


Dylan Fitch (guitarra) THE DELTA SAINTS.

Dylan Fitch es un guitarrista con una técnica exquisita, junto a Ben hacen un tándem impresionante. Punteos, fraseos, rasgueos, slide... todo lo que imaginéis ejecutado a la perfección con las buenas maneras de los antiguos maestros bien aprendidas. Si os apasiona la música y queréis ver a virtuosos en el escenario no dejéis pasar un concierto de Delta Saints, disfrutaréis muchísimo, y os dejarán con la boca abierta.  La noche siguió su curso con Spaceman, presente en su último trabajo, la cual dio paso al momento con más flow, mojo, rollo, soul o electricidad de la velada. Era el turno de la coreadísima Heavy Hammer. Cómo sonó de especial la guitarra de Dylan, un efecto único que combinaba el slide con los punteos con una ligereza pasmosa. Ben soltó la suya para centrarse en su voz, volviendo a meternos la fuerza y la electricidad en el cuerpo con esa ruptura de voz a la que llega tan impresionante. 


Nate Kremer ( teclado) THE DELTA SAINTS.

Sin olvidar mencionar que Nate Kremer se lució de lo lindo con su teclado, llenando de melodía y agitación frenética al tema con sus solos. El slide y la original distorsión de las guitarras fueron de nuevo las protagonistas en Sometimes I Worry. Ahora era el turno de volver a Monte Vista con Two Days. En esta canción Ben Ringel cuenta cómo se vio perdido cuando su mujer se tuvo que ir unos días, y al verse sin ella, acabó por no querer ni moverse del sofá, hasta que esta volvió a rescatarle. Aquí no hay que quitarle el ojo a Dylan Fitch quien se marca un solo de infarto. Todos necesitamos a alguien a nuestro lado que nos cuide, en definitiva. A medida que iba desarrollándose el concierto, iban a más. Más coros, más improvisación, más dejarse llevar, más palmas, más gritos, más fiesta. Burning Wheel y Sleep dieron paso a otro tema de Bones, titulado Dust, cuyo seductor ritmo encandiló a los presentes. Quedaba poco para poner fin al concierto, pero no bajaron el ritmo en ningún momento con Birds, sino todo lo contrario. Pocos músicos sacan unos sonidos de guitarra como los que consiguen estos chicos.  Espectacular fue el momento en el que Dylan empezó a puntear una melodía y Ben le siguió con su voz sincronizando cada nota que daba con las de la guitarra. Pero no contento con eso, el guitarrista se fue ahora junto al teclista y se coordinaron a la perfección para clavar las notas de un solo de alta dificultad. Volvieron a ponerse a improvisar, y esto ya se convirtió en el desmadre. 


Ben Ringel (voz y guitarra) y David Supica (bajo) THE DELTA SAINTS.

El público entregadísimo volvió a dar palmas de forma espontánea, gritando, apoyando al grupo en todo momento como si ellos mismos también estuvieran tocando. Hacía tiempo que no vivía en directo una energía así. El grupo se veía muy feliz dando palmas con la gente, sonriendo, disfrutando al máximo y gritando: yeah! Los solos del bajista David Supica y los del virtuoso batería Vincent Williams dejaron constancia de que cada uno de los componentes de esta banda son unos músicos de alto nivel. Después de alcanzar este clímax, la gente pedía más, así que no se volvieron a Nashville sin tocar sus bises. Nos emocionaron con una sensible Butte la Rose una de las baladas sureñas en la que Ben puso todo su corazón. Es una canción realmente intensa, y no pudieron dejar tampoco el escenario sin tocar uno de los temas que más fama les dieron, la frenética Death Letter Jubilee, con la que todos terminamos coreando el estribillo y acompañando con palmas al grupo.

Ben Ringel. ¡¡¡¡Hasta la próxima THE DELTA SAINTS!!!!.

Como dijo la gran Nina Simone, "un verdadero artista comprende la sociedad en la que vive". The Delta Saints han sabido adaptar la tradición a su tiempo, sabiendo integrar los sonidos actuales en las raíces del blues más ancestral, y, para mí, con gran éxito.   


Texto: Mignon Rose
Fotografía: Carmen Parreño

Hasta el próximo concierto ;)

SONATA ARCTICA: CONVERSACIONES CON LAS VIUDAS


Sonata Arctica volvieron a traer a Madrid el metal sinfónico más auténtico y perenne del panorama musical internacional. Nos volvemos a adentrar en las entrañas de la Riviera para encontrarnos con Tommy Portimo y Pasi Kauppinen, quienes nos contaron cómo las raíces de Sonata Arctica están arraigadas en su tierra lapona, además de todos los detalles de esa obra épica que es The Ninth Hour.  


Mignon Rose con Tommy y Pasi de SONATA ARCTICA.


Seguras Viudas: Vuestro nuevo álbum se llama The Ninth Hour. En esta ocasión habéis querido plantear una utopía. Habéis imaginado un mundo en el que humanos, naturaleza y tecnología viven en armonía.

Pasi Kauppinen: ¡Sí! Realmente ese tema está presente en un par de canciones que escribí. Estamos en un punto en el que tenemos que decidir qué hacer, y tenemos dos opciones: hacer algo al respecto o dejar que todo se vaya al garete.

Tommy Portimo: Sí, la naturaleza es muy importante para nosotros porque vivimos en medio de la nada rodeados de ella.

S V: La naturaleza el algo muy importante para los finlandeses... Es algo que siempre ha influenciado el arte y la música de vuestro país.

T P: ¡Sí!, por supuesto. Vivimos en Laponia, solo vemos la naturaleza, no tenemos esas grandes ciudades, por lo que la naturaleza es algo vital para nosotros.

S V:  En vuestras canciones habláis de amor, pero en este último disco abordáis temas sociales, la guerra, la ecología o crisis humanitarias. ¿Estáis preocupados por lo que pasa en el mundo hoy en día?

P K: No sé si la palabra es preocupados, pero Tony está muy pendiente de las cosas que pasan en general. Creo que coge de allí las ideas sobre lo que quiere escribir.

T P: Él además ve muchas películas y toma ideas de ellas. Combina todo aquello...

S V: Escuché decir a Tony Kakko que este álbum es como una segunda parte de White Pearls Black Oceans. Entonces hay un nexo entre The Ninth Hour y Reckoning Night.

T P: Bueno, sí. Creo que en esta ocasión hemos hecho algo mucho más directo...

P K: Cuando empezamos a escribir este disco, quisimos hacer algo que siguiera el camino de Winterheart's Guilt. No sé muy bien si Tony quiso hacer una secuela de esa canción. Simplemente, hicimos este álbum. 

S V: Según tengo entendido ha sido muy duro el proceso de composición y grabación de este disco. Tony se tomó un respiro y cuando quiso volver a escribir música para Sonata Artica él estaba en blanco.

T P: Cuando empezamos a grabar íbamos muy pegados de tiempo, y Tony tenía solo un par de canciones hechas. Así que decidimos que Tony estuviera en su casa componiendo y los demás fuéramos al estudio a grabar. Cada mañana Tony nos enviaba una nueva canción, y luego nosotros solo teníamos un día para grabarla. Teníamos una canción y la grabábamos ese día, ya está. Para nosotros estaba bien, no fue tan complicado.

P K: Por supuesto para Tony fue muy duro cuanto tuvo que componer y todos estábamos en el estudio. Pero para el resto fue la forma más fácil de trabajar, porque pudimos concentrarnos en una canción cuando teníamos la demo. Nos sentábamos juntos, hablábamos sobre lo que teníamos que hacer. Luego grabábamos una canción por día. A la noche ya teníamos la canción.  

S V: Henrik toca un teclado muy especial, toca como si fuera una guitarra y los solos parecen que sean como los de una guitarra también. Creo que es algo muy característico de vuestro sonido. ¿Qué opináis?

P K: Puede que sea verdad. Conozco a Henrik desde que éramos pequeños y él siempre estaba escuchando solos con sus casetes y vinilos de famosos guitarristas. Cuando ensayaba lo hacía con los solos de guitarra y no con la música de teclado habitual.

T P: Puedes darte cuenta que toda nuestra música está influenciada por Stratovarius. Ellos tienen un magnífico teclista, Jens Johansson, que es muy buen amigo nuestro. Todo el mundo le adora. Él es una gran influencia para nosotros.  

S V: Tommy, como miembro fundador de Sonata Arctica. ¿Cuál crees que es el secreto de Sonata para sobrevivir en la industria musical todos estos años?

T P: No lo sé, jajajaja. Quizás trabajo duro. Por supuesto, al principio, fuimos muy afortunados de que Stratovarius nos llevaran en su grandísimo tour europeo después de lanzar nuestro single debut. Después de eso estuvimos trabajando muchísimo. Grabando y girando un montón.

P K: Yo también creo que en Sonata siempre hemos hecho lo que queríamos. Tony escribe lo que mejor le parece, nunca quiere hacer lo mismo una y otra vez, siempre aporta algo fresco. Algunas veces es algo que se diferencia mucho de discos anteriores, pero siempre vas a escuchar la esencia de Sonata ahí.  

S V: ¿Creéis que ha habido una evolución del metal sinfónico a lo largo de estos años?

P K: ¡Sí! Nightwish lo han hecho. Creo que son los creadores del metal sinfónico.

T P: Efectivamente, cuando empezaron solo había una banda de este estilo y era Nightwish.  Ahora puedes escuchar a un montón de bandas como esa. Pero ellos definitivamente crearon esa escena musical.

S V: ¿Alguna vez habéis pensado en hacer una gran producción? Un espectacular show con la música de Sonata Arctica?

P K: No, la verdad que no hemos hablado de eso. Pero sí que de alguna forma hemos pensado en tocar esas canciones enormes como Wildfire I y II, quizás algún día.

T P: Sería magnífico tocar con una gran orquesta sinfónica para tocar todas estas canciones enormes. ¿Por qué no?

S V: Vuestra música es muy cinematográfica.

T P: ¡Sí! Seguro que funcionaría.

S V: ¿Qué esperáis de esta noche? No es la primera vez que venís como cabezas de cartel.

T P: Hemos tocado en la Riviera muchas muchas veces como cabezas de cartel. Tenemos muy altas expectativas, porque sabemos que la gente aquí en España se entrega mucho.

P K: Ayer ya tocamos en España y probamos un poco de lo que puede ser también esta noche. 

Texto: Mignon Rose
Epicidad finlandesa: Tommy Portimo y Pasi Kauppinen. 

PORRETAS. CONVERSACIONES CON LAS VIUDAS.



CLÁSICOS II. PORRETAS.

Hay grupos que son de la familia, que forman parte de nuestra vida, del mobiliario urbano que vemos cotidianamente por nuestro barrio. Uno de esos grupos son Porretas. Siempre nos han acompañado sus canciones los fines de semana, con los amigos o en el coche. En esta ocasión tenemos el gusto de sentarnos a conversar con los de Hortaleza, sintiéndonos como en el salón de nuestra casa, tomándonos una cerveza como con los colegas. 
Hablamos de lo divino y humano, pero también esta fauna autóctona, que son los Porretas, nos contaron todos los detalles de su nuevo trabajo, Clásicos II. Nada más y nada menos que la segunda parte de su legendario Clásicos, que ve la luz 17 años después.

¡No os podéis perder esta divertidísima conversación con Las Viudas



Entrevista de PORRETAS.


Las Viudas tras la entrevista con PORRETAS.

Texto: Mignon Rose
Vídeo: Carmen Parreño
Mucha juerga y risas: Porretas 

Hasta la próxima!!!

Noticias Viudas: BOHEM.


BOHEM.  Carlos Sánchez, Svein André Davidson y Samuel Nimonson Jr.
(Fotografía Pascale Desrousseaux-Besse)

Viudos y Viudas os presentamos a BOHEM, un power trío noruego de rock alternativo que vienen muy pronto a los escenarios españoles con su disco debut para conquistar al público europeo con sus melodías.
El próximo 31 de marzo se edita en formato físico su álbum "Nomadsland".

Mientras tanto os dejamos un enlace para que escuchéis antes que nadie como suenan estos chicos...
*Pinchad y escuchad  Nomadsland de BOHEM.


Y próximamente...



Hasta la próxima!!!! ;)

ANDREAS KISSER: CONVERSACIONES CON LAS VIUDAS



Andreas Kisser-SEPULTURA.

Nos volvimos a adentrar en el corazón de la Riviera, una vez más, porque teníamos una cita con un guitarrista que marcó un nuevo paso evolutivo a la hora de hacer metal en los 90, cuyos pasos fueron seguidos por muchas de las bandas que llegaron después. Andreas Kisser de Sepultura es un hombre tranquilo, y te transmite esa serenidad cuando habla. De formas amables y humildes, se hace enorme con su sabia manera de pensar y su fértil creatividad. Cuando te saluda es decidido, y te da un apretón de manos muy fuerte y firme. Cada nota que toca es historia del rock y de su tierra, Brasil. 

Es todo un placer escucharle ¡no os lo perdáis! 

¡Recordad! Más abajo encontraréis la entrevista traducida al español. ¡Que la disfrutéis! 


    



Seguras Viudas: En tu nuevo álbum, Machine Messiah, hablas del oscuro futuro que tiene la humanidad. ¿Qué te ha inspirado a la hora de componer este disco?

Andreas Kisser:  Bueno, realmente es como una idea de ciencia ficción futurista, inspirada en lo que vemos hoy en día: smartphones, ordenadores, GPS, tenemos aplicaciones para cualquier cosa, se puede desde pedir comida hasta encontrar pareja. Puedes hacer cualquier cosa, básicamente... Tenemos el privilegio de viajar por todo el mundo, y vamos a lugares donde la tecnología está mucho más evolucionada que en otros donde no tienen tanta tecnología. Hemos podido comparar y ver las diferencias. Dónde la tecnología es realmente útil o dónde no hace realmente cosas por nosotros, sino que nos convierte en esclavos. Al final estamos siendo esclavizados por las máquinas. Nos estamos convirtiendo en gente un poco más vaga y tonta. No estamos usando realmente nuestro cerebro o intelecto. No estamos desarrollando una conexión con la naturaleza, etc... Puede ser un futuro oscuro o también un futuro bueno. Lo que debemos intentar hacer es encontrar el equilibrio. Todo lo que haces requiere disciplina, y necesitas un equilibrio, porque no puedes gastar todo tu tiempo en los robots como hacemos hoy en día. Estamos viendo que las nuevas generaciones, como mi hijo o mi hija, tienen una relación totalmente diferente con Internet y la tecnología, porque, ya sabes, es lo que tienen... Al final tenemos que intentar encontrar ese equilibrio. Es lo que planteamos en Machine Messiah, que puede ser bueno si no abusamos de su uso.

S V: ¿Te inspira más la literatura o las noticias que ves cada día?

A K:  Creo que viajar, más que la literatura. Las noticias, por supuesto, siempre estamos interactuando en Internet, viendo qué es lo que está pasando en Brasil. Pero más que eso, nos influencia más nuestras propias experiencias. Hablar con nuestros fans, ver si pueden permitirse comprar una entrada, si tienen dinero para comprarse una camiseta o no. Hay un montón de cosas que son más, digamos, reales. Esa es nuestra mayor influencia. Porque digamos que la prensa siempre miente. De alguna forma, actúan con una doble intención, otro propósito. Algo bueno de Internet es, también, que te ofrece la posibilidad de leer una prensa alternativa. Puedes leer diferentes puntos de vista y a distintas personas hablando del mismo tema. Es un equilibrio en la información. Puedes crear tu propio criterio y no solo creer en lo que lees. Son importantes las experiencias que vivimos con los fans y en las giras.

S V: ¿Qué canción de Machine Messiah dirías que es la que mejor representa el sonido actual de Sepultura?

A K:  Ummm, sí. El álbum es muy variado. Las canciones son muy diferentes unas de otras, pero creo que Phantom Self es la canción que tiene más de Sepultura. Comienza con los ritmos brasileños,  ¿sabes?, con maracatu, que son unos ritmos diferentes del noreste de Brasil. También metemos violines de Túnez, que en esta ocasión es un nuevo elemento en nuestra música, pero, a la vez, conservamos ese sonido heavy, crudo y agresivo. Con ese groove y partes instrumentales, y dejando a la guitarra más participación en las canciones. La canción Machine Messiah es otra posibilidad de ejemplo del sonido de Sepultura, por la voz de Derrick, la instrumentación también, el uso de la guitarra acústica... Creo que Phantom Self abarca todo el concepto de Machine Messiah y todos los elementos que musicalmente estamos utilizando ahora mismo.

S V: ¿Por qué habéis elegido a Jens Brogen para producir este álbum?

A K:  Jens fue una sugerencia de Derrick, movido por el sonido sueco. Jens ha hecho un trabajo impresionante con bandas como Opeth, Moonspell, Kreator o Angra. Teníamos muy buenas referencias de nuestros amigos, quienes nos contaban lo bien que se trabajaba con Jens. Respeta mucho el sonido característico de cada banda, y eso es muy importante para nosotros, el conservar el sonido de Sepultura, pero a la vez nos ayudó a encontrar un nuevo punto de vista, el nuevo sonido para Sepultura que estábamos buscando. Desde 1993 no habíamos grabado un disco en Europa. Eso fue cuando grabamos Chaos A. D. en Gales, Reino Unido. Fue un buen cambio.  Cada álbum trae algo musicalmente nuevo, y tener un nuevo productor hace mejorar esos cambios. Además, nuestra química y comunicación funcionaron perfectamente. Disfrutamos mucho trabajando juntos y estamos tan contentos con el resultado... Es uno de los mejores mezcladores que hay en el negocio, sobre todo para este tipo de música. Todo ha funcionado tan bien... estamos contentos con todo.

S V:  Hacer un nuevo disco de Sepultura implica una responsabilidad, porque tenéis unos altos estándares de calidad. ¿Te has sentido bajo presión?

A K:  ¡Me siento muy agradecido de tener esa presión! Esas son el tipo de cosas que te hacen mover. Es una gran responsabilidad, pero dedicamos básicamente nuestra vida a esto. Nos preparamos, estudiamos nuestros instrumentos, practicamos todos los días... Es un privilegio viajar juntos, adquirir nueva información, conocer países y culturas... Es fantástico tener esta posibilidad junto a un gran sello discográfico, tener una base de fans alucinante, que siguen a Sepultura desde hace tantísimos años. Esto es algo muy motivante. La presión ayuda y es muy positiva. No es algo que consideremos algo negativo o estresante. Es algo que tiene que estar ahí para mantenernos vivos y hacer algo diferente.

S V: ¿Cómo describirías la evolución de Sepultura a través de los años?    

A K: Ummm..., no sé, es difícil de decir... Creo que respetamos lo que somos diariamente. Construimos Sepultura cada día. Siempre que nos despertamos es un nuevo día, con un nuevo concierto. Aunque llevamos tocando más de 20 años, tocamos un nuevo concierto cada noche. Creo que lo que define la evolución es que esto es algo muy auténtico, no estamos aquí para engañar a nuestros fans. Somos lo que somos. Te guste o no, no estamos aquí para gustar a todo el mundo. Es un privilegio tener una banda como Sepultura, intentamos ser lo más honestos posible con lo que hacemos. Es difícil de describir...

S V: La portada del nuevo álbum es impresionante. La hizo Camille de la Rosa. ¿Puedes explicar un poco el concepto?

A K: Cuando empezamos a componer este disco como hace un año en esta época, en febrero, teníamos ya el título Machine Messiah, el concepto, los robots y cosas así, y fui a Internet para investigar sobre nuevos artistas. A partir de ese concepto, apareció una ilustración, Deus ex Machina, que se basaba en esa idea de un dios máquina, y era de este artista Camille de la Rosa de Filipinas. Era algo totalmente distinto a cualquier cosa que hubiera visto antes. Era algo que realmente estaba buscando, encontrar a alguien nuevo. Por supuesto que conocemos a muchos artistas que hacen portadas de discos que trabajan con grandes bandas y hacen grandes portadas, pero buscaba a alguien fresco. Es un artista muy jóven, de Filipinas, de un país y cultura distintos, usa técnicas distintas... Fue fantástico, porque encontramos la portada muy pronto en el proceso de creación del disco, y eso nos inspiró también a atrevernos con esta diversidad que hay entre las canciones, con esa gama de colores. ¡Sí! La gente ha reaccionado muy positivamente. Desde que anunciamos la portada creó mucha expectación. La gente se preguntó: ¿qué se avecina?.  

S V:  Ahora vais a girar por EEUU con Testament y luego vais a volver a Europa encabezando el cartel. ¿Va a ser un año duro para Sepultura?

A K: ¡Sí! Efectivamente, es un duro trabajo. Muchos viajes, pero es lo que hacemos y estamos muy agradecidos de las oportunidades que tenemos. Este tour está siendo fantástico, hemos hecho sold out ... Ha sido un gran comienzo de este nuevo capítulo de nuestra carrera. Con Testament y  Prong iremos a EEUU y Canadá, volveremos a Europa también para los festivales de verano. A finales de año tenemos pensado hacer unas fechas como cabezas de cartel, pero, bueno, veamos a ver qué pasa. Tocaremos en Rock in Rio en septiembre, que va a ser el primer nuevo show con Machine Messiah en Brasil. Estoy muy emocionado con las posibilidades que se nos presentan, ya veremos.

S V: Te gustan los Beatles, Led Zeppelin... ¿Quién sería tu icono de la guitarra?

A K:  ¡Esto es tan injusto!  Ummm, en mi opinión es Tony Iommi de Black Sabbath. Sin los riffs de Tony, su intensidad, todo lo que aportó a la música, el metal no hubiera sido posible. Él es la raíz, el Génesis, de todo esto. Por supuesto, me gusta Jimmy Hendrix, Jimmy Page, Richie Blackmore, Randy Rhoads, K. K. Downing de Judas Priest, Kerry King, Hetfield, Hammet... hay tantos grandes... Son gente que han aportado algo nuevo, y han inspirado mucho a Sepultura... Clapton, B. B. King, me encanta también el blues. Satriani, Steve Vai... todos ellos. Tengo mi lado nerd por todos ellos. Lo que es muy bueno, porque aprendes mucho de cada uno. Me encanta escucharles todo el tiempo.

S V: ¿Estás preocupado por lo que está ocurriendo en Brasil? ¿crees que la estabilidad volverá a este maravilloso país?

A K: ¡No pasa nada en Brasil, porque estamos en Carnaval! jajajaja. ¡No hay absolutamente ningún problema! Pero ¡sí! eso espero. Desafortunadamente no pasa solo en Brasil. Son tiempos difíciles en Venezuela, incluso en los Estados Unidos... Estamos pasando por tiempos muy extraños. Brasil está pasando una etapa muy complicada, pero somos muy optimistas. Los políticos están yendo a la cárcel, cosa que no pasaba antes. Grandes políticos, personalidades muy importantes, fomentaron muchos cambios, a veces para bien, aunque la mayoría de las veces para mal. Han robado millones y millones de dólares, dinero del pueblo. Brasil podría ser muchísimo mejor en muchos aspectos: seguridad, educación... Espero que podamos encontrar una forma diferente de hacer política, porque este sistema se está yendo al garete. Necesitamos encontrar soluciones, nuevas posibilidades de vivir en la sociedad, en comunidad, sin la necesidad de votar por estos ineptos. Creo que es un completo proceso de aprendizaje... Vamos a tener elecciones a la presidencia el próximo año, y si , ese presidente es capaz de durar hasta el final, porque muchos se ven envueltos en casos de corrupción..., ya sabes... Pero todavía tengo esperanza y creo en el pueblo brasileño, y que encontraremos más justicia y equilibrio. La palabra es equilibrio para encontrar una forma de tener mejores escuelas y educar a la gente para hacer un mejor país. ¡Veremos! ¡Hay que hacer mucha limpieza! Hay muchos viejos políticos que están ahí desde hace tantos años, que les continúan sus hijos, sus nietos... y que continúan esa basura. Esperemos que los brasileños voten más conscientemente, y que esta vez podamos poner el marcha el cambio. 



Carmen Parreño, Andreas Kisser y Mignon Rose.


Texto: Mignon Rose.
Video: Carmen Parreño.
Mucho ritmo brasileño: Andreas Kisser.


¿Os apuntáis a la próxima conversación con las Viudas? ¡Hasta la próxima!